El uso de tecnologías obsoletas, una interacción ineficiente con el usuario o la ausencia de soporte en el proceso de venta y post-venta, son solo algunas de las causas que pueden generar una mala experiencia de atención al cliente. 

La inteligencia artificial en la atención al consumidor

Es probable que la mayoría de los clientes en el área de servicios tenga al menos un recuerdo de una pésima experiencia de atención. Y lo que muchas veces parece un caso aislado puede representar, en realidad, un patrón negativo que puede perjudicar seriamente a las empresas.

Un estudio global realizado por Microsoft en 2017 sobre servicio al cliente arrojó que un 60% de los consumidores rompió vínculos con una empresa después de una experiencia negativa de atención.

Y sí, los datos pueden ser alarmantes, pero solo para aquellas empresas que aún no toman cartas en el asunto. Porque la realidad es que se trata de un problema que puede mejorar sustancialmente con el apoyo de la inteligencia artificial.

Cómo puede la IA mejorar la experiencia de atención al cliente

Uso de chatbots: los chatbots comienzan a reemplazar al correo electrónico como el canal preferido de atención al cliente, ya que puede estar disponible 24/7 y brindar una interacción eficaz en tiempo real, eliminando gran parte de los inconvenientes que pueden generarse cuando existe una alta demanda de servicio de atención a gran escala y solo se cuenta con soporte humano.

Personalización de experiencias: la IA recopila datos que pueden ser utilizados para mejorar la experiencia del consumidor y hacerla cada vez más afín a sus patrones de compra. Al diseñar experiencias de consumo más empáticas, la posibilidad de repetir una venta se hace mayor.

Aplicación de estrategias más eficaces: la IA ofrece soluciones para hacer segmentaciones cada vez mejores y con ello, se pueden crear campañas mucho más eficientes, con propuestas dirigidas a un público objetivo mejor definido que en el pasado.

En resumen, para saber cómo mejorar la experiencia de atención al cliente en el área de servicios, es importante conocer las opciones que ofrece la IA, y usar aquellos recursos que efectivamente se ajusten no solo a las necesidades de la empresa, sino -sobre todo- a lo que los consumidores quieren experimentar.