A pesar de que es una gran herramienta para concretar planes, organizarse mejor y conocer acerca de tus intereses, no ha dejado de recibir críticas negativas en cuánto a materia de privacidad se refiere.

Para algunos resulta extraño ver cómo sus preferencias se organizan en las plataformas de la red que usan, de la más importante a la menos concurrida; para otros, esto es una maravilla. La Inteligencia Artificial es un fenómeno o sistema en el que las máquinas aprenden a actuar o “sentirse” como humanos, con nada más que el propósito de automatizar actividades como la toma de decisiones, la solución de problemas, el aprendizaje, entre otros.

“La máquina funciona, pero no entendemos cómo. El reto no es tecnológico, es social” ha sido la afirmación de Ranga Yogeshwar, periodista europeo especialista en ciencia y tecnología. Deja en claro que con el tiempo la sociedad innova, la tecnología incrementa y el ser humano siempre se adapta a esos cambios, incluso, los aprovecha, aunque esto a veces signifique poner en riesgo los datos personales de los usuarios.

Sin embargo, no todo es negativo, esta tecnología ha podido programarse para interpretar los sentimientos humanos, lo cual resulta una ventaja, pues podría incluso llegar a prevenir el suicidio. Resulta bastante simple de entender, a las máquinas se les enseña como a los niños, no solo proveerles datos, información, conocimiento, sino valores y qué ser, para bien o para mal.

 Las redes sociales son un factor importante en este plano; Facebook, por ejemplo, cuenta con más de dos mil millones de usuarios en todo el mundo, los datos que estos proveen en cada click en la web, permite a los desarrolladores crear nuevas experiencias en la red de la mano de la Inteligencia Artificial.

Diversos estudios del TCS revelaron que grandes industrias del mundo intensifican su inversión en este sistema, pues facilita muchos de los trabajos que deben realizarse, permitiéndole a los trabajadores horarios más flexibles, tiempo de calidad e incluso aprendizaje, pues de todo el trabajo de las máquinas se aprende algo nuevo. Todas estas industrias coinciden en que la inversión en este sistema ha incrementado ventas y ganancias, al mismo tiempo que reducido costo en áreas adicionales.

Al respecto, un reporte del McKinsey Global Institute estima que hasta el 15% de la mano de obra futura estará compuesta por nuevos empleos creados como resultado de la Inteligencia Artificial. «La mayoría de los trabajos como los conocemos se transformarán. Las tareas se completarán con la combinación de humano y máquina. Solo 5% de las ocupaciones actuales consisten en tareas que, en teoría, podrían ser totalmente automatizadas por la Inteligencia Artificial», afirmó Eduardo Gutiérrez, Gerente General de IBM México. Más del 80% de las empresas afirma que para nada tiene que ver con reducción de empleos por estas facilidades que aporta, al contrario, ha permitido que se vean en la necesidad de generar empleos por lo menos 300 veces más en menos de dos años.

Está comprobado que aplicar la Inteligencia Artificial en actividades prácticas ha dado resultados favorables y que la incertidumbre que se ha generado por la privacidad podría ser tanto un obstáculo para su desarrollo, como un beneficio para ser cauteloso en el mismo.

Para suerte de muchas personas que cuentan con esa incertidumbre, existen ya instituciones que se encargan de defender la privacidad de los usuarios en diversas plataformas, estas tomando en cuenta leyes que no obstaculicen o impidan el fenómeno, a su vez que aportando ideas para su implementación. Es el caso del Reglamento General de Protección de Datos, aprobado en la Unión Europea, en ella se cree firmemente en la idea de que, aunque las máquinas aprenden de los humanos y la información que generan, esta no deja de pertenecer al usuario, no hace menos que colaborar con el desarrollo de la Inteligencia Artificial para llevar a cabo los propósitos que le fueron infundados desde el inicio.

Se verá aplicado en prácticas como la atención al cliente, que ha resultado más favorable desde que ha sido implementado, también en el aspecto legal, en el análisis de casos y la toma de decisiones, nunca antes se había tenido tantas opciones a diferentes soluciones a diferentes problemas.

Las máquinas actualmente ayudan a los individuos, a las empresas, a la industria e incluso a su rubro, la tecnología. Aunque pueda presentar riesgos, estos son controlados por la misma mano que le creó y siempre su desarrollo estará dirigido a facilitar la vida del hombre. Su implementación cambiará al mundo, incluso llegará a compararse con la masificación del internet.